brasil playas encabezado brasil playas encabezado

Información, guía y blog de viajes sobre Brasil y sus playas

Cabral, su costa y el descubrimiento que ya existía

Reflexiones. 30-nov-2009 .Traveler Oliveira

Reflexión sobre el inicio de la historia de Brasil y su conquista

El estado de Bahía cuya forma en el mapa replica en miniatura casi exactamente la forma del mapa de Brasil, no sólo aporta buena parte de lo que conocemos como cultura brasileña, sino que además es parte esencial del origen histórico del país. Su litoral se subdivide en varias regiones, las playas al norte de Salvador son la “linha Verde”, al sur de Salvador hasta Itacaré es la Costa do Dende, y entre Belmonte y Caraíva se encuentra la subregión bahiana quizás más famosa: la Costa do Descubrimento, cuyo epicentro es la ciudad de Porto Seguro, y cuyo nombre remite al gen inicial de Brasil, hace más de 500 años.

Pintura de Victor Meirelles: Primera Misa en Brasil
Pintura de Victor Meirelles: Primera Misa en Brasil
foto de Dominio Público

Casi todos los que han viajado o leído sobre Porto Seguro saben de memoria la historia del conquistador Cabral y del porqué de la denominación Costa del Descubrimiento. Para quienes aún no conocen esta historia, va un pequeño resumen de la mitología descubridora:

Cruz e indios Pataxós - sur de Bahía
Cruz e indios Pataxós - sur de Bahía
foto de brasilplayas.com - CC by-nc-nd

Corría el año 1500, Pedro Alvarez Cabral, navegante portugués en misión de viaje a la india rodeando el sur de África se perdió misteriosamente hacia el sudoeste (sí casi igual que Cristóbal Colón) y en búsqueda desesperada de tierra avistó el pico del Monte Pascoal, sin embargo al acercarse a la costa más o menos a la altura de la actual Caraíva, él y sus tripulantes se dieron cuenta de que las constantes barreras de arrecifes paralelas a la costa de esta zona les hacían imposible el desembarco de manera segura, lo que los hizo continuar su periplo más al sur y descubrir en la desembocadura del río Buranhem una milagrosa escollera natural formada por una barrera de arrecifes que junto con el río formaba, y sigue formando hoy en día, un puerto natural perfecto, un puerto seguro donde desembarcar, descubrir, dar inicio a la colonización, y transformarse en mito fundador de lo que luego sería uno de los países más grandes del mundo.

Niña pataxó vendiendo collares en la playa
Niña pataxó vendiendo collares en la playa
foto de brasilplayas.com - CC by-nc-nd

Obviamente ésta es la versión eurocentrista de la historia, porque todos sabemos que Porto Seguro, Brasil y toda Sudamérica estaban ya descubiertos y habitados desde hace rato. Pero es en este punto que la particular historia de la conquista de Brasil se diferencia de otras historias similares. Lo que en cualquier otro lugar de Latino América hoy en día es lisa y llanamente opresores y oprimidos, conquistadores y conquistados, en Brasil se transforma en algo bastante más complejo.

Niñas pataxós vendiendo collares en la playa
Niñas pataxós vendiendo collares en la playa
foto de brasilplayas.com - CC by-nc-nd

Para empezar si bien Brasil (y sobre todo Bahía), tuvo y sigue teniendo incidentes de racismo como cualquier otro lugar del mundo, son pocos los ejemplos de países que asuman su diversidad cultural y su origen multiétnico de la manera en que es asumido en Brasil. Buena parte de los brasileños saben que son producto de los diversos orígenes e historias (muchas horrendas) que dieron lugar a lo que es Brasil hoy. Buena parte de su población sabe que lleva mezclados en su sangre al opresor y al oprimido, al esclavizador y al esclavo.

Azulejo con la imagen de Cabral
Azulejo con la imagen de Cabral
Foto de joseolgon - CC by-sa

En la ciudad de Porto Seguro esto se aprecia de manera muy clara. Al llegar uno leerá los carteles que proclaman que "Aquí nació Brasil", pero esta proclama es ilustrada con la figura de un indio: la frase propone que aquí nació Brasil el mismo día en que los europeos llegaron pero el mismo cartel incluye al indio a través de su imagen en la epopeya, sugiere que Brasil no es sólo lo que trajeron los portugueses a esta tierra, es también lo que perdieron los indios y lo que quedó de la fusión de ambos.

A pesar de ser probablemente la costa del descubrimiento el lugar de Brasil donde los indígenas tienen más derechos y son más reivindicados, la realidad social de las comunidades indígenas de la región no es muy diferente de la de otras comunidades de pueblos originarios de Sudamérica. Brasil fue históricamente, y aún lo es luego de más de 6 años de gobierno Lula, un país controlado por las elites, y el color de piel muchas veces es una ventaja invaluable a la hora de posicionarse socialmente.

Los indios de hoy en día son protegidos por las leyes como parte de una naturaleza brasileña original que hay que preservar como se preservan los corales o las tortugas marinas; sin embargo en el día a día de sus vidas, muchos de los descendientes de aquellos que recibieron a los navíos de Alvarez Cabral, hoy sobreviven de la limosna y de vender su imagen exótica a las cámaras de los turistas. Otros, ya rendidos a un ingenuo capitalismo, comercian con su parte en la historia de Brasil: mientras caminan las playas bajo el insolente sol bahiano del mediodía, van mezclando a los ojos del turista su variada mercancía a la venta; collares coloridos, arcos, flechas y también souvenirs de la conquista: carabelas de madera que replican a las portuguesas de hace más de 500 años, recuerdos que engrandecen y reivindican aún más el mito fundador y descubridor de Cabral.

La memoria de Cabral, al contrario de lo que ocurre con otros protagonistas de la conquista americana, sobrevive casi inmaculada. Y es que Brasil, más allá de los horrores; primero de la conquista y luego de la esclavitud; es tan hijo de este colonizador portugués, como es hijo del indígena colonizado, es hijo del esclavo africano traído a la fuerza y de quienes los esclavizaron, y también es hijo de muchos otros inmigrantes llegados por propia voluntad desde todos los rincones del mundo durante los últimos dos siglos.

Brasil asume su diversidad y absuelve su pasado, quizás por eso en el bello y terrible poema Navio Negreiro, el poeta bahiano Castro Alves evita nombrarlo a Cabral y le transfiere los horrores de la opresión conquistadora a un navegante más ajeno a lo brasileño; cuando al final de su obra cumbre le implora en 1869 a un Cristóbal Colón muerto hace siglos: que ya está bien de tanto horror llegado de ultramar, que ya es hora de cerrar de una vez por todas la puerta de sus mares.

Ver información sobre Porto Seguro

más en brasil playas .com

Comentarios (1)

comentarios

totalmente, a nuestros indios los tenemos bien sepultados abajo de los countries...o atrás de un paredón por el tema de la inseguridad, vio?

¡Tu comentario!

No será publicado
click y arrastrar para mover el mapa Aumentar Zoom Reducir Zoom Cerrar Mapa
Pintura de Victor Meirelles: Primera Misa en Brasil
Pintura de Victor Meirelles: Primera Misa en Brasil

foto de Dominio Público

Cruz e indios Pataxós - sur de Bahía
Cruz e indios Pataxós - sur de Bahía
Niña pataxó vendiendo collares en la playa
Niña pataxó vendiendo collares en la playa
Niñas pataxós vendiendo collares en la playa
Niñas pataxós vendiendo collares en la playa
Azulejo con la imagen de Cabral
Azulejo con la imagen de Cabral

Copyright

Los artículos publicados en esta web son propiedad intelectual de sus respectivos autores, que se reservan todos los derechos sobre los mismos

Las imágenes contenidas en este sitio están sujetas a la respectiva licencia y acreditación que las acompaña

Este website usa Cookies. Saber más sobre nuestra política de Cookies